Otros bosques

map_nat_vegetacion

map_ley_otros

Como se puede apreciar en el mapa, la mayor parte de Aezkoa está cubierta por bosques.

El haya es el árbol en el Valle, y destacan, además de Irati, Txangoa y el cordal Corona-Baigura.

Los robles ocupan la parte central del valle, en la cara sur de los montes. Hay robledales de extraordinaria calidad, por su conservación y por la biodiversidad que encierran: Tristuibartea en Hiriberri/Villanueva, Betelu en Garralda o Garaioa.

El pino aparece en Abaurregaina/A. Alta (silvestre) y en Orbaizeta (repoblación).

Aztapar

AztaparEl Barranco de Aztapar es un punto destacado a la hora de apreciar la calidad de los robledales aezkoanos. Conforma un hermoso bosque que se extiende siguiendo el curso de la regata a la que da nombre.

Situado en los términos municipales de Aria y Orbara, se puede acceder fácilmente a este bosque, desde cualquiera de los dos pueblos. El precioso paseo que conduce a las bordas de Aria ofrece una inmejorable oportunidad para adentrarse en este robledal, que presenta magníficos ejemplares de roble albar y roble pubescente, salpicados de hayas.

La variedad de la fauna que lo habita, así como la propia regata que lo surca son otros atractivos que ofrece Aztapar.

Robledal de Betelu

robledal de BeteluEl robledal de Betelu, en el término municipal de Garralda, es uno de los bosques más representativos de roble albar.

Considerado como uno de los mejores de la península, se prolonga hacia el macizo de Olaldea, ocupando la parte central del valle del Irati.

Presenta ejemplares de apreciable porte, conformando un excelente bosque abierto donde habita una gran variedad de especies faunísticas y arbustivas.

Por su fácil acceso y estratégica situación bajo el mirador de Ariztokia y junto al curso del río Irati constituye una excelente oportunidad de conocer el bosque de roble.

Desde los pueblos

Desde los pueblosAdemás de los ejemplos antes citados, así como de las reservas naturales, hay una manera muy sencilla de adentrarse en otro tipo de bosques.

Desde los cascos urbanos de los pueblos parten innumerables caminos, tanto senderos señalizados como pistas ganaderas. Son caminos de muy fácil accceso, y ofrecen al visitante la posibilidad de conocer un tipo de bosque mixto. Hayas, robles, arces, fresnos o abedules se entremezclan con una gran cantidad de especies arbustivas: bojes, enebros, avellanos, acebos,…

El encanto de los pueblos y la magia del bosque, una buena combinación para conocer nuestro Valle.