Iglesias

Iglesias del valle de AezkoaNuestro patrimonio es arte en pequeño, perdido en parte en las guerras. Las iglesias-fortaleza, son el faro del pueblo. Del interior sobresalen los retablos, de los siglos XVI-XVII, como el de Hiriberri. Queda decoración medieval, como la que se puede ver en la portada de Garaioa.

San Martin de Tours de Abaurrepea/Abaurrea Baja

Iglesia gótica del s.XV, está realizada en piedra, de nave única dividida en tres tramos y con cabecera poligonal.
Destaca la balaustrada de la escalera del coro y del coro mismo. Mantiene la única gran reja labrada del Valle, que solía dividir el altar de los fieles.

San Pedro de Abaurregaina/Abaurrea Alta

Esta Iglesia medieval fué reformada en el siglo XVI. Tuvo un retablo hoy desaparecido, del siglo XVII obra de J.de la Hera y G.Ramos. La pila bautismal es medieval.

San Andres de Aria

Construida en piedra, fue levantada en época medieval, pero debido a un incendio en 1611, se reconstruyó en el siglo XVII. De su primera época conserva una portada románica y una Pila Bautismal de piedra decorada su copa con arquerías ciegas de medio punto. Se cubre con bóveda de crucería simple el primer tramo, y de crucería estrellada el resto. El retablo es Barroco, de 1700.

Inmaculada de Aribe

A principios de siglo los indianos donaron una iglesia, pero luego se construyo la actual. Es nueva, de 1943. Allí se guardan las imágenes de San Joaquín y la Virgen, barrocos, procedentes de la Ermita de S. Joaquín.

San Andres de Garaioa

Es del s.XIII aunque la portada es románica, del XII, con arquivoltas de medio punto y capiteles decorados con motivos vegetales y humanos, volutas y estrellas. Es de una sola nave con cabecera de testero recto y se cubre con bóveda de cañón apuntada sobre arcos fajones. Ha sufrido varias reformas en el s.XV; se le añadieron sendas capillas laterales. Del Retablo Mayor, romanista (de Gaspar Ramos s.XVII), sólo quedan unas tallas sueltas.

San Juan Evangelista de Garralda

Neogótica rural 1912-14. Tras quemarse el pueblo en 1898, aunque se reconstruyó la espléndida iglesia gótica, y tras importantes dispustas entre los vecinos, el Señor Arostegi, indiano que ayudó mucho a la reconstrucción del pueblo, financió la construcción de una nueva iglesia junto a la carretera, derruyendo la antigua para aprovechar su piedra, cuyo terreno quedó convertido en el cementerio actual.

San Salvador de Hiriberri/Villanueva

Está dedicada a S. Salvador. Es gótica (s.XIV-XV) y en el XVII se le añadió una capilla barroca. De una sola nave más la cabecera, de testero recto, se cubre con bóveda de crucería simple con claves, salvo en el primer tramo de la nave que recibe bóveda sexpartita. En el lado del Evangelio se abre una capilla cubierta con bóveda de crucería. De este lado se accede al templo, a través de una puerta de arco apuntado sin tímpano, cuyas arquivoltas apean en capiteles decorados con motivos vegetales.

El retablo es de los más importantes de la época romanista de Navarra, siglo XVII, realizado por Bengoechea, un alumno aventajado del gran escultor Anchieta.

Dentro, el coro alto conserva su barandilla de estilo gótico tardío. Destaca el Retablo Mayor romanista, obra de Juan de Gazteluzar y Ambrosio de Bengoetxea, discípulos de Juan de Anchieta. Es una bellísima obra de 1600 que ocupa el frente del Presbiterio, considerada como la mejor de Bengoetxea en Navarra.

San Pedro de Orbaizeta

En Orbaizeta, dedicada a San Pedro Apóstol, es un edificio gótico tardío (s.XVI), realizado en piedra, de una sola nave dividida en dos tramos más la cabecera, de testero recto. Se cubre con bóveda de crucería estrellada con claves.

El retablo Mayor es Churrigueresco de la primera mitad del siglo XVIII. De notable tamaño, presenta una viva monocromía dorada, columnas salomónicas ornadas de motivos vegetales y cabezas de serafines. Destaca la figura central y la zona del ático, con graciosas esculturas: angelotes músicos o Dios, que preside el retablo. La Pila Bautismal es románica; está dentro de la Iglesia.

San Román de Orbara

Es un edificio gótico (s.XIII), realizado en piedra, de una sola nave dividida en tres tramos más la cabecera de testero recto.

El Retablo Mayor (s.XVII) perdió su parte baja debido a un incendio; se conservan algunas tallas. Se conserva una Pila Bautismal románica.