Fábrica de armas

AVISO IMPORTANTE:

SE INFORMA QUE DE FORMA PROVISIONAL QUEDA PROHIBIDO EL ACCESO AL RECINTO POR DESPRENDIMIENTOS.

En 1784 se cede el Monte Aezkoa al Estado a cambio de la instalación de la Fábrica. Funcionó hasta 1884 y fue destruída y reconstruída en dos ocasiones con motivo de diferentes guerras.

En 1982 se recuperó el Monte Aezkoa del Estado por la constante reinvindicación de los Aezkoanos.

Actualmente se puede contemplar parte de la fábrica, el Palacio, arcos enormes, piedras labradas y restos.

Se consuderó una de las industrias militares más importantes de Europa. Su peculiar arquitectura es muy valorada por los arqueólogos.

Historia de la Real Fábrica de Armas y Municiones de Orbaizeta-Aezkoa

Real Fábrica de Armas

Al norte del Valle, en Txangoa, Itolaz, Mendilatz, etc, así como en algunos pueblos, Valcarlos y San Juan de Pie de Puerto, se encontraron desde tiempos de los romanos, y aún antes, yacimientos de minerales (hierro, plomo, plata), junto a la extensión majestuosa de los bosques de Irati-Monte Aezkoa; esto facilitó la existencia de ferrerías en “Olazar” (fábrica vieja), fundada en el s.XIV por la Reina Blanca de Navarra, y en otros lugares.

Así las cosas y como la Real Fábrica de Eugi estaba agotando los bosques que alimentaban sus hornos, en 1784 el comisario de los Ejércitos Reales visita la zona y da su visto bueno para la construcción de la nueva fábrica. Dice: “… cuidando la tala de sus bosques podrían alimentar sus hornos a perpetuidad…”

Ese mismo año se firma un documento de cesión de los montes de Irati-Aezkoa a la Corona; sólo seis años después, en 1790 la Junta del Valle reclamaría que esta cesión: “fue arrancada por la reducción y fuerza abierta a los que la repugnaron habiendo faltado el consentimiento de la mayoría…”. De hecho, se restringió el uso de las tierras para pastos y leñas… respetados en principio en la cesión.

La localización de la fábrica en el Valle de Aezkoa supuso algunas ventajas de mejora de comunicaciones, trabajo, asistencia médica, etc; pero unido a esto y de manera más pronunciada surgieron las desventajas derivadas de todas las guerras que sucedieron durante el funcionamiento intermitente de los hornos fabriles. Fue un imán de guerras.

42 Aezkoa Ola-fabrica arkuakSe construyó según la ideología Ilustrada; así encontramos un verdadero complejo industrial: fábrica, Iglesia, distintos edificios según la jerarquía (obreros, jefes, capellán), como El Palacio. Difundió el modelo para las fábricas modernas.

Se construyó en dos fases entre 1784-1789 y 1789-1794. Con más de 50 obreros, operarios y técnicos cualificados, el gasto de explotación y mantenimiento fue enorme, si bien llegó a fabricar 3.600 bombas anuales.

Prácticamente todas las guerras importantes del s XIX afectaron en gran medida a la Fábrica y a todos los pueblos del valle: la guerra de la Convención, las guerras carlistas, etc. hasta que cierra definitivamente en 1873, saliendo a subasta pocos años después. Desde entonces, la ruina se ha ido apoderando de sus restos, conservándose el exterior de la Iglesia y los edificios del “barrio”, incluyendo el Palacio, si bien el complejo fabril se va deteriorando a pasos agigantados.

A pesar de todo, se pueden observar perfectamente algunas dependencias, los hornos, canalización del río Legartza, etc.

Cuando cerró la fábrica, La Junta del Valle de Aezkoa, que llevaba 100 años intentando recuperar los bosques de Irati-Monte Aezkoa, pensó que les serían devueltos; pero no fue así hasta 1982 que se recuperó la titularidad sobre el monte, 200 años después de su cesión, como indica la piedra conmemorativa situada a la entrada del bosque por Orbaizeta.

Real Fábrica de Armas

La Real Fábrica de Municiones de Hierro de Orbaizeta está considerada como una “joya” de la Arquitectura Industrial de su época (s.XVIII), dato importante para justificar la necesidad imperiosa de restaurarla antes de que sea demasiado tarde.